Los ventiladores, una manera sana de refrescarse

en VENTILADOR

En muchas ocasiones se ha dicho que los ventiladores y aires acondicionados pueden afectar de manera directa provocándonos problemas de salud. Esto no es del todo cierto, es más, cuando el calor agobia una buena climatización reduce la aparición de dolores de cabeza, transtornos circulatorios, mareos y decaimientos. Para que el uso de ventiladores y aires acondicionados no sea sinónimo de resfriado deberás tomar unas precauciones.

Elige el mejor ventilador para ti

Un exceso de refrigeración puede provocar que los cambios bruscos de temperatura afecten de manera negativa en nuestro organismo. Por eso es importante elegir un tipo de ventilador que sea acorde a tus necesidades.

Los ventiladores de techo consumen muy poca energía, siempre dependiendo de la velocidad a la que los uses, y son fáciles de instalar. Son muy útiles en dormitorios si tu problema viene a la hora de conciliar el sueño, pero también son aptos para otras habitaciones de la casa ya que mueven grandes cantidades de aire. Antes de hacerte con uno tendrás que tener en cuenta factores como la dimensión de la habitación y la altura del techo, que como mínimo deberá ser de 2,4 metros.
Los ventiladores de pared e industriales son ideales para ventilar espacios interiores grandes, su uso suele darse en naves pero también en negocios como cafeterías, peluquerías y son grandes aliados en las cocinas de los restaurantes en los meses de más calor.

Los ventiladores de pie y de torre no necesitan instalación, los hay con mando a distancia y gracias a su tamaño son ideales para trasladarlos de una ubicación de la casa a otra. Son muy útiles en oficinas y habitaciones grandes ya que cuentan con sistema giratorio esparciendo así el aire de manera uniforme.

Por último los ventiladores de sobremesa son perfectos para aquellas personas que tienen problemas de espacio pues su tamaño es reducido, son perfectos cuando el calor apremia por ejemplo en tu mesa de trabajo.

Ventilador sí, pero con sentido común

Está claro que los cambios bruscos de temperatura afectan a nuestra salud, por eso si necesitamos utilizar un ventilador porque las temperaturas son demasiado elevadas sigue una serie de consejos para no correr ningún riesgo.

Si llegas muy acalorado de la calle y enciendes el ventilador nada más llegar a casa, comienza a utilizarlo con las velocidades más bajas. Los cambios bruscos de temperatura y humedad pueden provocar alteraciones en las mucosas respiratorias.

Ten en cuenta que la habitación en la que colocas el ventilador debe estar limpia y desinfectada. Si instalas un ventilador en un lugar con polvo y suciedad estas partículas se desperdigarán por el aire que estás respirando, lo que afectará a tu salud.

El aire reseca la piel pero también los ojos y la garganta así que es preferible que el ventilador refresque la habitación antes de que tu entres en ella. Si no es posible no mantengas el ventilador encendido de contínuo, cuando tu temperatura corporal se estabilice apágalo

Por último no apuntes con el ventilador directamente hacia ti, es preferible que el aire no nos de directamente sobre todo si vamos a utilizarlo durante mucho tiempo.

El ventilador es una manera sana y ecológica de refrescarnos, no olvides usarlo correctamente para que se convierta en tu mejor aliado el próximo verano.


Última actualización: 22/11/2017 a las 13:56. Todos los precios son actualizados diariamente.