¿Qué tipo de suela buscas para tu plancha?

en PLANCHA

Hay muchos factores que influyen a la hora de planchar, uno de ellos y probablemente determinante a la hora de cambiar de plancha es el tipo de suela del modelo que elijamos.
En la suela hay unos pequeños orificios por los que sale el vapor, que nos será sumamente útil a la hora de planchar , pero además el material del que esté hecho la plancha determinará la facilidad con la que se desliza sobre los diferentes tejidos.

Planchas de acero inoxidable vs. planchas de cerámica

Desde que las planchas eléctricas aparecieron en la sociedad moderna siempre han tenido placas de metal por la facilidad con que este material conduce el calor y la resistencia que tiene a los sobrecalentamientos. Del tipo de suela dependerá el deslizamiento de la plancha por la tela.
En el caso de las plachas de acero inoxidable son resitentes a la corrosión, distribuyen el calor de manera uniforme y son duraderas y limpias. Se deslizan bien por la tela, pero las planchas de cerámica ganan en este punto.
Por su parte las placas de cerámica son también duraderas y lo mejor es que evitan que la ropa se pegue cuando planchamos con altas temperaturas, algo que con las planchas de acero inoxidable no conseguíamos, aunque con ambas debemos tener especial atención en tejidos delicados como la seda, lo cierto es que las placas de cerámica van ganando puntos en el mercado y cada vez son las elegidas por los fabricantes y consumidores.

El aluminio, aquel viejo amigo

A día de hoy las planchas con este tipo de superficie son las más económicas, quizás porque son las que menos confianza aportan al consumidor. Si planchas de vez en cuando y tejidos no delicados puede que con unas planchas de aluminio tengas suficiente. La suela se desliza bien pero se rayan con facilidad y se calientan y enfrían con rapidez. Si quieres hacer una inversión a largo plazo en mejor que te olvides de las viejas planchas de aluminio y apuestes por un material más moderno.

Plancha y obtén los mejores resultados

Aunque la plancha tiene tantos amigos como enemigos lo cierto es que tener unas recomendaciones a la hora de planchar puede hacer que los resultados sean sorprendentes con el mínimo esfuerzo.

La superficie ideal para planchar es una tabla de planchado, pero además la ropa deberá estar un poco húmeda, por lo que ideal es planchar cuando la ropa está recién retirada del tendal, así evitarás que tengan arrugas extra y que aún conserve un poco de humedad.

Presta atención a las etiquetas de las prendas y utiliza la temperatura adecuada para cada una, si tienes dudas pon la prenda del revés y haz una prueba en una zona no visible.
Plancha la ropa en la misma dirección que el tejido y si los tejidos son muy delicados utiliza un paño húmedo que colocarás sobre la prenda que vas a planchar.

Las camisas pueden ser la pesadilla para algunos. Comienza a planchar la camisa por los puños y las mangas, después el cuello y el canesú, termina con la espalda y la zona delantera siguiendo siempre las costuras y pinzas como guía. Seguro que con estos trucos mejorarás notablemente tu técnica.


Última actualización: 22/11/2017 a las 13:56. Todos los precios son actualizados diariamente.