Placas de cocina, ¿de gas o eléctricas?

en PLACA DE COCINA

Antes de decidir qué tipo de combustión es la mejor para ti es importante que sepas qué diferencias hay entre cada tipo de placa de cocina, para que valorando factores como el uso que le des o el presupuesto del que dispones aciertes en la elección de la placa de cocina que más se ajusta a ti.

Placas de cocina a gas

Este tipo de placas de cocina fueron durante años la opción preferida por muchos para cocinar y a día de hoy sigue siendo la opción preferida por chefs y amantes de la cocina. Las cocinas de gas son las únicas que calientan a través de un llama visible y por lo general constan de 4 quemadores de diferentes tamaños combinados con acero inoxidable. Entre las mayores ventajas que tienen es que es un sistema económico, tanto el precio de la placa de cocina como el gas, que a día de hoy es uno de los combustibles más baratos. Además es un sistema en el que puedes cocinar con cualquier tipo de reciente, algo que con los sistemas más modernos no pasa. En cuanto a sus inconvenientes cabe destacar que el uso del gas siempre entraña ciertos riesgos y que la limpieza de estas placas de cocina es más complicada que otros sistemas.

Placas de cocina eléctricas

Este sistema cuenta con placas metálicas, de hierro fundido de diferentes tamaños y potencias. Calientan gracias a unas resistencias que poseen en su interior pero son realmente lentas a la hora de calentarse y enfriarse, lo que dificulta su limpieza, ya que hay que esperar demasiado para que se enfríen y aumenta el riesgo de sufrir quemaduras. Como ventaja su precio es asequible, pero sí que es cierto que su uso incrementa más que otros sistemas el gasto en la factura de la luz.

Placas de cocina vitrocerámicas

Las primeras placas vitrocerámicas que vieron la luz en el mercado eran las placas radiantes en las que el calor se generaba en unas resistencias metálicas con forma de espiral. Son las más económicas pero se utilizan cada vez menos, y estas van dejando paso a las vitrocerámicas rápidas o Hi-light que poseen resistencias onduladas que calientan de manera más rápida que las anteriores. Las más novedosas son las vitrocerámicas eléctricas halógenas que con este tipo de luz halógena combinado con la tecnología Hi-light, aumentan significativamente su capacidad para calentarse de manera rápida.
La mayor ventaja de las placas vitrocerámicas es que no dispersan el calor en horizontal, lo que supone que el uso del calor sea más eficiente, además son fáciles de limpiar y seguras, ya que el calor se limita a la zona del quemador.

Placas de inducción

Las placas de inducción a simple vista tienen la misma apariencia que las placas vitrocerámicas, pero tiene varias diferencias, la más destacable es que la inducción utiliza el campo magnético para generar calor cuando un objeto metálico entra en este campo y esto supone entre otras cosas, que la placa no se caliente al tacto, solamente calienta el recipiente metálico que ponemos sobre ella.

 


Última actualización: 30/05/2017 a las 12:55. Todos los precios son actualizados diariamente.