La panificadora, lo que debes saber antes de comprarla

en PANIFICADORA

A la hora de elegir una panificadora son muchas las dudas que pueden surgirnos, pero sin duda este aparato que con el simple hecho de introducir los ingredientes en ella, amasa y hornea deliciosos panes, facilitará mucho el trabajo a los amantes del pan casero.

Cuestiones básicas

La mayoría de las panificadoras que existen en el mercado tiene los mismos componentes: una carcasa, la cubeta, una o dos palas amasadoras, un vaso y una cuchara medidora. Todas las panificadores tienen sistemas básicos con los que podremos cocinar pan blanco, integral, pan dulce y demás variedades. Las panificadoras más caras tienen programas específicos para cocinar pan sin gluten, pan rápido, pan francés e incluso pastas, mermeladas y bizcochos. Esto no significa que no se pueda hacer con una panificadora más básica solo que lo cocinaremos de una manera más fácil con una panificadora que tenga esas funciones especificadas.

¿En qué debo fijarme?

Lo primero en lo que debemos fijarnos es el tamaño, ya que de este dependerá la cantidad de pan que podremos hacer de una sola vez. En el mercado existen principalmente dos tamaños; por un lado las pequeñas que permiten amasar pan de 500 gramos a 1 kg, y por otro, las grandes, que hacen panes de 750 gramos a 1,250 gr. Normalmente las pequeñas tienen solo una pala amasadora y las grandes poseen dos. Para saber qué tamaño es el ideal para nosotros debemos tener en cuenta el consumo de pan que se hace en el hogar y el número de personas que viven en el mismo.

¿Cómo funciona una panificadora?

Sorprendentemente una panificadora es un electrodoméstico muy fácil de usar. Solamente hay que colocar los ingredientes pesados en la cubeta, primero los líquidos y luegos los solidos, seleccionar el peso, el nivel de tostado y el programa, y ¡listo! En cuanto al tiempo que nos lleva tener el pan preparado para consumir es cierto que no es un proceso rápido, pero al menos es simple. Normalmente debemos precalentar la panificadora, un proceso que durará unos 20 minutos, este proceso es básico para que el aparato pueda llevar los líquidos a las temperaturas adecuadas. Después entre la función de amasado tostado y el tipo de programa lo cierto es que podemos tardar casi cuatro horas en preparar nuestro pan recién hecho.

Toca limpiarla, ¿es fácil?

Una vez que nuestro pan ya está listo toca limpiar el aparato. Por lo general, cada fabricante especifica en su manual cómo hacerlo, pero normalmente las cubetas no se pueden meter en el lavavajillas. Se suelen limpiar con agua caliente, jabón y una esponja o estropajo suave que no dañe la superficie, de hecho muchos fabricantes recomiendan limpiarla solo con agua si no se han preparado panes con ingredientes como el aceite o la mantequilla que hayan dejado residuos grasos en la cubeta.


Última actualización: 15/08/2017 a las 13:29. Todos los precios son actualizados diariamente.