Diferencias entre un horno eléctrico y un horno de gas

en HORNO

Una de las principales decisiones que debemos tomar a la hora de comprar un horno para nuestra cocina es el tipo de combustión que queremos, ya sea electricidad o gas. Aunque las preferencias personales son las que determinarán qué modelo a elegir, sí que merece la pena analizar algunas cuestiones para encontrar el horno más adecuado a nosotros, ya que será un electrodoméstico que utilicemos durante muchos años.

¿Cuál tiene menor coste de funcionamiento?

Una de las cosas que puedes tener en cuenta antes de decidirte por un modelo u otro es el costo de funcionamiento de los diferentes hornos. Aunque es importante saber con qué frecuencia se utiliza el horno, si lo usasemos cinco veces a la semana el coste anual de un horno eléctrico sería el doble que el de un horno de gas. Por lo que podremos afirmar que el horno de gas es desde el punto de vista económico es el más recomendable, ya que es una energía más barata. Pero también debemos tener en cuenta si nuestra cocina cuenta con una instalación de gas o no, porque en ese caso deberíamos sumarle el costo de la obra, por lo que probablemente ya no nos mereciese la pena elegir un horno de gas y el eléctrico no saldría mejor.

También es importante determinar el uso que le damos al horno, si el uso es esporádico y tenemos un horno eléctrico, probablemente no notemos grandes variaciones en la factura de la luz, en cambio si el uso es diario sí que podremos apreciar diferencias significativas en su consumo.

¿Cómo calienta el horno eléctrico y el de gas?

De un buen horneado dependerán cosas tan fundamentales como que nuestros platos alcancen el punto de cocción perfecto, o que nuestras tartas y bizcochos queden con ese punto esponjoso tan característico.

Los hornos eléctricos generan calor arriba y abajo, pudiendo elegir qué zona del horno calentar y regulando de manera más precisa el calor. También es cierto que con este tipo de hornos podemos regular mejor la temperatura y esta se mantiene más constante.

En cambio con un horno a gas doméstico, debemos saber que no todos los modelos generan calor arriba y abajo, aunque esto se está implantando en los hornos más modernos. Normalmente el calor se acumula más en la parte superior y no es tan uniforme y constante como en un horno eléctrico.

Siempre que abramos la puerta de nuestro horno, este perderá calor , lo que influirá en el plato que estemos cocinando, y es cierto que los hornos que pierden más temperatura son los de gas, ya que dependen de una llama que se enciende o apaga para mantener la temperatura siempre constante.

La ventaja de los hornos de gas es que solían conservar la humedad de los alimentos un poco mejor que los eléctricos, pero en las últimas versiones de hornos eléctricos esta diferencia se ha reducido al mínimo.

¿Cuál se limpia mejor?

En cuanto a limpieza, el horno eléctrico también se lleva la palma, este sistema es más fácil de limpiar que un horno eléctrico, pero además con los últimos avances en esta materia, te será fácil encontrar un horno pirolítico con el que se acabe aquello de frotar y limpiar el horno en profundidad ya que este sistema calentará el horno a temperaturas extremas con las que la suciedad se convertirá en cenizas que podremos limpiar cómodamente utilizando un trapo húmedo.


Última actualización: 29/03/2017 a las 21:28. Todos los precios son actualizados diariamente.