El frigorífico y el consumo energético

en FRIGORíFICO

Los electrodomésticos no son para toda la vida, o al menos el refrigerador que debido a su funcionamiento constante trabaja mucho tiempo a pleno rendimiento. Según los expertos un frigorífico puede durar hasta 15 años por lo que el consumo del mismo es algo determinante a la hora de cambiar de nevera. Ten en cuenta que con una nevera de bajo consumo podrás notar una gran diferencia en tu factura de la luz.

Haz una compra inteligente

Lo fundamental al comprar una nevera es saber qué tamaño necesitamos, ya que a más litros de capacidad más consumo. Por cada 100 litros de capacidad aumenta de 10 a 20 kWh el consumo de energía eléctrica. Normalmente una familia de 4 personas tiene suficiente con un refrigerador de 250 litros.
Si en nuestra nevera se forma escarcha su consumo eléctrico será mayor, es por eso que los refrigeradores con tecnología no frost están equipados con un ventilador interno con el que el aire circula evitando la formación de hielo, esto también afecta al congelador lo que supone que con la tecnología no frost nos olvidamos de descongelar nuestro electrodoméstico y a su vez ahorramos en la factura de la luz.
Los modelos más modernos cuentan con doble termostado pudiendo limitar el uso del congelador o de la nevera, dependiendo de las necesidades, algo útil para no consumir energía que no necesitamos.

Eficiencia energética

Los frigoríficos que tengan el etiquetado A+ o A++ son los que harán que tu factura energética sea más baja. Si siempre que compramos un electrodoméstico debemos fijarnos en esto, más aún cuando se trata de un refrigerador que usaremos todos los días.
Ten en cuenta que un frigorífico de clase A+ consume un 20% menos que uno de clase A y a su vez uno de clase A++ consume un 40% menos que uno de clase A. Como conclusión probablemente el frigorífico sí que es ese electrodoméstico en el que merezca la pena hacer una inversión inicial mayor para que su consumo sea mínimo, al menos si este lo vas a utillizar en tu residencia habitual y en tu día a día.

Cómo evitar un consumo extra

Hay ciertos hábitos que pueden desencadenar en un mayor consumo eléctrico del refrigerador. Una de las cosas que no se suelen tener en cuenta es el sitio donde se coloca la nevera, primando siempre aquel hueco libre que tenemos en la cocina. Pues bien para que el refrigerador consuma lo menos posible y además alargues su vida lo máximo posible se recomiendo situarlo a una distancia prudencial de la pared y colocarlo lejos de fuentes de calor como el horno. Esta será la manera ideal de disipar el calor y reducir el consumo de energía.
Revisa habitualmente la temperatura de tu refrigerador, 5ºC es lo ideal y ten en cuenta que cuánto más tiempo la puerta esté abierta más energía se consume.


Última actualización: 22/11/2017 a las 13:56. Todos los precios son actualizados diariamente.