Freír sin aceite es posible

en FREIDORA

Los amantes de los fritos sabrán que lo malo que tienen este tipo de comidas es su elevado índice calórico, por lo que no es conveniente consumirlos a menudo por la cantidad de aceite que absorven.

Hace ya unos cuatro años que en el mercado aparecieron las primeras freidoras sin aceite, para algunos se han convertido en la solución perfecta para comer de una manera más sana sus platos favoritos.

¿Cómo funcionan estas freidoras?

Freír sin aceite no puede ser más fácil, estas freidoras funcionan realmente como hornos en miniatura combinando la acción de un grill con aire caliente circulando a gran velocidad.
Su funcionamiento es sencillo, constan de una cesta en la que se colocarán los alimentos que vayamos a preparar. Dependiendo del alimento que se esté cocinando se elige una temperatura y el tiempo deseado y solamente debemos esperar a que nuestros fritos estén listos para poder disfrutar de ellos.

Los tiempos de cocción son específicos para cada alimento, dependiendo también de su tamaño, pero siempre vienen determinados por el fabricante en las instrucciones. Para que algunos alimentos queden más jugosos se recomienda añadir una cucharadita de aceite, algo simbólico en comparación a lo que supone  freír con aceite de manera tradicional.

¿Qué ventajas aportan estas freidoras?

Una de las principales ventajas que ya hemos comentado sobre las freidoras sin aceite es el menor aporte calórico que tienen los alimentos que se preparan en ellas al no contar los alimentos con el aporte calórico extra del aceite.
Pero además de una de las cosas que más podemos destacar es lo limpias que son. Nos olvidamos de salpicaduras, humos, olores y por supuesto de cambiar aceite, con el ahorro que esto conlleva.
Con estas características tenemos que resaltar que son electrodomésticos muy seguros, con su uso eliminamos el riesgo de quemaduras por salpicaduras de aceite y además a la hora de limpiarlas es suficiente con fregar el cesto y pasar un paño húmedo al resto del aparato, mucho menos engorrosas que una freidora tradicional o que utilizar una sartén.

La comida ¿sabe igual?

Esta es una de las grandes cuestiones que se plantea todo el mundo cuando hablamos de freír sin aceite. Como es obvio los resultados obtenidos en una freidora sin aceite no son cien por cien iguales a los obtenidos con una freidora tradicional. Aunque los alimentos quedan cocinados, el toque del aceite se nota, pero apenas hay diferencia en cuanto a sabor, más en cuanto al aspecto visual y a conceptos como lo crujientes que quedan los alimentos fritos en aceite.
Sin duda este tipo de freidoras sin aceite pueden ser interesantes para personas que quieren comer de una manera más sana, con menos calorías pero que no quieren eliminar de su dieta algunos alimentos como patatas fritas, empanadillas, croquetas y esos fritos a los que no hay quien se resista.


Última actualización: 26/07/2017 a las 03:34. Todos los precios son actualizados diariamente.